Proyectos de reforma integral

28 Nov PASOS PARA REALIZAR UN PROYECTO DE REFORMA INTEGRAL

A la hora de abarcar un proyecto integral de reforma, tanto de una vivienda como de un local comercial, las posibilidades que se abren son infinitas. En muchas ocasiones no sabemos por dónde empezar, y es por eso que contar con alguien que nos guíe en un proceso complejo como este, es de gran ayuda para allanar el camino.

CÓMO ABARCAR EL PROYECTO DE REFORMA INTEGRAL

  • Lo importante es tener claras NUESTRAS NECESIDADES Y DESEOS. ¿Qué queremos con nuestra reforma? Lo normal es que se nos llene la cabeza de ideas, tendencias y que el proyecto tome forma en nuestra cabeza, pero es importante saber cuál es el objetivo de la reforma. Obviamente, será renovar las instalaciones, pero hay que detectar cuáles son los actuales puntos a cambiar y mejorar. Conseguir mayor espacio, más luminosidad, repartir el espacio para hacerlo más funcional, son aspectos a tener en cuenta antes de iniciar el proceso, tanto en vivienda como en locales comerciales.

Antes de dejarlo en manos de profesionales, es conveniente aclarar nuestras necesidades para trasladarlo al equipo de expertos que se encargue de ello. “Necesito más enchufes”, “quiero un paso más cómodo para los camareros en mi bar”, “quiero deshacerme de la bañera y aprovechar el espacio”… Todas estas ideas deben estar presentes en el planteamiento del proyecto, incluso con un esbozo de plano.

  • A continuación, es momento de ponerse en contacto con PROFESIONALES. Es clave informarse de los servicios que realiza cada empresa. Es recomendable también informarse de trabajos previos y finalizados, comprobar cómo ha trabajado esa empresa y la experiencia de algunos clientes.
  • El siguiente paso será la SOLICITUD Y ESTUDIO DE PRESUPUESTOS. No es recomendable – y suele ser un error común- solicitar gran cantidad de presupuestos. Existen páginas que pretenden hacer ahorrar tiempo al cliente calculando presupuestos de una manera totalmente impersonal. Invertir tiempo en buscar una empresa que se amolde a nuestros deseos y necesidades será más beneficioso.
  • Que tu reforma no se base solo en el precio final. Una reforma integral conlleva un desembolso y por ello, muchas veces nos basamos solo en el precio final. Es un error; lo correcto es aquel presupuesto que incluye y contempla los imprevistos, las mediciones de los profesionales sobre lo que pueda surgir en el futuro trabajo, registradas de manera real en su precio. Es importante saber, a la hora de comparar, que se está presupuestando lo mismo, y si se incluyen los imprevistos.
  • La parte más tediosa y que más ralentiza un proceso de reforma puede ser la administrativa. El papeleo y la burocracia consiguen, en ocasiones, pasar de que disfrutes del proceso de reforma a que lo sufras.

Lo primero será contratar aquella empresa que más nos interese y ser conscientes de que, bajo el presupuesto acordado, la empresa se compromete a realizar un trabajo de calidad, con los materiales idóneos, en los plazos acordados -también contemplando imprevistos-, de forma que lo que estemos firmando también sea la tranquilidad del trabajo bien ejecutado. Obviamente, la empresa deberá contar con un seguro de responsabilidad civil por si se producen averías o percances.

En cuanto a las LICENCIAS Y PERMISOS de obra, será la empresa la que nos ayude a gestionarlo. En la mayoría de casos no sabemos cuáles son esos permisos necesarios. Será imprescindible que nos asesoren y realicen esos trámites. Las reformas de licencias no son caras ni tampoco complejas, solo se necesita una empresa formal que nos ayude en el proceso.

  • Por último y no menos importante, debemos SER PARTÍCIPES EN EL DESARROLLO DE OBRAS. Es nuestra vivienda o nuestro local, y hemos confiado en una empresa que se adapte a lo que queremos, dejándonos guiar por su criterio pero sin desviarnos demasiado de lo que queremos. Debemos participar en el desarrollo y, de nuevo, disfrutar de proyecto de reforma, no sufrirlo. Cumplidos los plazos, solo quedará disfrutar de nuestro nuevo espacio lleno de comodidades.

Todos estos pasos pueden simplificarse eligiendo la empresa adecuada. Trazo realiza todo el proceso, desde el diseño de interiores, solicitud de licencias y permisos, proyecto de obra integral y decoración final. Tú solo tienes que ocuparte de tus necesidades y deseos, y dejar todo el proyecto en manos de profesionales, desde el diseño hasta la obra, siendo tú el protagonista de la misma.